Híper-digitalización – Se puede prescindir de productos de impresión…

Vivimos en una era cada vez más digital. Las pantallas han pasado a ser parte de nuestra vida, hasta el punto de que llevamos siempre una encima, que consideramos imprescindible en nuestra vida cotidiana. Hablamos por supuesto de nuestro querido Smartphone.
En los centros comerciales se emplean cada vez más pantallas para proyectar y emplazar productos.

Indiscutiblemente, las pantallas aportan una versatilidad con la que el papel no puede competir. Pasamos de un soporte estático a un soporte animado, que nos ofrece la posibilidad de rotar y exponer más producto, y por tanto hacer más atractivas a la vista, las promociones y ofertas de un negocio.

Pero a pesar de ofrecer tantas ventajas, ¿realmente se puede prescindir de los productos de impresión en un negocio?

111
¿Te imaginas que las fachadas de los negocios se apagaran completamente por la noche y que todos los negocios fueran iguales, sin ningún tipo de personalización y que solo cobraran vida una vez se encendieran las pantallas? Sin duda nos cuesta imaginar, llegar hasta ese extremo, pero en realidad ya se podría lograr algo así.

Lo cierto es que, con este auge digital, los artículos de impresión son más asequibles que nunca y nos ofrecen una gran posibilidad de personalización, que deberíamos aprovechar. Otra de las ventajas de disponer de productos de impresión, es que no necesitan mantenimiento, ni aumentan el gasto de la factura de la luz y otra de las ventajas, es que muchos de ellos se pueden entregar en mano.

No discutiremos que hacer publicidad online, a través de banners o newsletters, por ejemplo, sea más o menos efectivo, pero tampoco debemos menospreciar los medios publicitarios tradicionales.

publicidad
Y hablando de productos de impresión tradicionales que no deberían faltar en un negocio:
Lo más normal es que un negocio disponga en su exterior, de un rótulo o toldo, de una lona publicitara, de unos vinilos decorativos en la cristalera, de un letrero en la puerta y de un cartel que muestre el horario de apertura.
También es común encontrarnos con banderas, caballetes publicitarios y roll-ups para llamar la atención de los peatones.

Una vez abrimos la puerta, normalmente nos encontraremos con decoración en las paredes.
Hoy en día vemos cada vez más vinilos decorativos y cajas de luz que incluyen un poster retro-iluminado. También son comunes los lienzos decorativos, el papel pintado y las letras acrílicas.

Fundamental para cada negocio son las etiquetas de precio, y una vez pasamos por la zona de caja, habitualmente nos entregan una bolsa de tela o una bolsa de papel y una tarjeta de visita con los datos de contacto del negocio.
En la caja y muchas veces también junto a algún producto en particular o en un expositor, ubicado en una zona estratégica del negocio, nos encontramos con flyers, folletos y revistas informativas.
Lo bueno de los productos de impresión pequeños, que se pueden entregar en mano, es que tienen efecto post -venta. Gracias a ellos, el mismo cliente que haya comprado en ese negocio, puede recordar ofertas e incluso hacer entrega del material publicitario a un tercero, que también puede convertirse en cliente.

Hemos enumerado solo unos pocos de los productos de impresión que para nosotros son imprescindibles en un negocio. ¿Te imaginas entrar en un negocio y que no disponga de ninguno de estos productos? ¿A que resultaría extraño?

libros
En FLYERALARM opinamos que los productos impresos, son el alma de cualquier negocio y que sirven para causarle una buena impresión al cliente. La híper- digitalización, aunque pueda ser posible, distanciaría mucho a los clientes de un negocio.
Te recomendamos apostar por una innovación frecuente de tu publicidad impresa. Con esto lograrás una mejor conexión con tu cliente y aumentarás la probabilidad de que éste vuelva y recomiende tu negocio a su círculo más cercano.

Avatar

Über Toon Van Buylaere

Hinterlassen Sie einen Kommentar